Así es como puedes evitar problemas musculares en tu perro

Las lesiones musculares en los perros son un problema muy común que todos queremos evitar.

Los perros, especialmente los perros deportivos, pueden sufrir ciertos tipos de lesiones musculares mientras corren.

Cuando detectes una lesión en tu perro, es muy importante que sepas qué producto veterinario utilizar, siempre recomendado por profesionales, ya que el producto perros metacam.

Las lesiones más comunes en los perros son las lesiones musculares.

Entre las más comunes está la contractura muscular.

Varias condiciones pueden influir en que un perro tenga un problema muscular, tanto en frecuencia como en gravedad.

Estas condiciones pueden ser la edad, lesiones previas, el temperamento del perro, la alimentación, la intensidad y frecuencia del entrenamiento o deporte que practica, su actividad…

Un problema muscular en su perro puede provocar dolor, discapacidad, pérdida de rendimiento y tiempo de inactividad que puede interrumpir su vida diaria.

Por lo tanto, es fundamental tomarlo para tener una diagnostico veterinario.

problemas musculares en perros

Contents

Cómo evitar problemas musculares en tu perro

  1. ejercicio frecuente: No es necesario confinar al perro en casa todos los días. Esto es muy obvio, pero es muy importante que el perro haga ejercicio con frecuencia. Si un perro pasa mucho tiempo sin hacer ejercicio y luego lo ponen, es más probable que termine con un esguince o algo similar.
  2. Calor: Si el perro va a practicar algún deporte o va a tener que hacer mucho ejercicio, es fundamental calentarlo previamente para reducir el riesgo de lesiones. El calentamiento aumenta el flujo de sangre a los músculos y tendones y eleva la temperatura corporal del perro. Así, moverse activamente, trotar o caminar durante 10 minutos antes de hacer deporte es suficiente para reducir la aparición de problemas musculares. Si el perro es un deporte competitivo, el estiramiento también puede ser necesario.
  3. Enfriamiento: Después del ejercicio, se recomienda un período de recuperación para mejorar el metabolismo muscular y acortar el tiempo de recuperación del perro. Caminar durante 10 o 15 minutos es suficiente para completar el proceso de enfriamiento.
  4. dieta adaptada: La salud del perro es lo primero. Y, en gran parte, tu salud depende de tu dieta. Cada perro es diferente y su alimentación debe adaptarse a su metabolismo. Además, si tienes un perro deportista, tendrá unas necesidades nutricionales específicas. Es importante proporcionar la alimentación adecuada para su metabolismo energético y muscular. Con la alimentación adecuada, se minimizará la posibilidad de sufrir un esguince, distensión o contractura muscular.
  5. entrenamiento apropiado: Es importante que el ejercicio que haga el perro se adapte a sus posibilidades. No hay que obligarle a ir más allá de sus posibilidades y el entrenamiento debe ser progresivo.

Qué hacer si tu perro ya ha sufrido una lesión

Lo primero siempre será llevarlo al veterinario y hacer lo que nos indique. Sin embargo, una vez curado, hay cosas que podemos hacer para prevenir más lesiones:

  1. Estírate después del ejercicio.
  2. Dale descanso al perro.
  3. Dale un masaje. Se pueden utilizar aceites con efecto relajante o antiinflamatorio. Pero cuidado, el masaje no se puede realizar en caso de infección, fractura, flebitis, patología vascular o dermatitis.

Deja un comentario