Mi perro ladra mucho, ¿qué debo hacer?

hecho verificadoSe ha verificado la precisión del artículo (el contenido incluye enlaces a sitios de medios acreditados, institutos de investigación académica y, a veces, estudios médicos). Todo el contenido de nuestro sitio web ha sido revisado, sin embargo, si cree que nuestro contenido es inexacto, desactualizado o cuestionable, puede Contáctenos para hacer las correcciones necesarias. 6 minutos

Un punto que también se debe tener en cuenta es que algunas razas de perros tienden a ladrar más que otras, por lo que este comportamiento no siempre es el resultado de un problema de conducta.

Mi perro ladra mucho, ¿qué debo hacer?

Última actualización: 02 de agosto de 2022

Los perros utilizan sus ladridos para comunicarse con sus compañeros y expresar sus emociones, por lo que este acto forma parte integral de su vida diaria. Sin embargo, cuando un perro ladra mucho, se convierte en un problema que perjudica la vida familiar y reduce la calidad de vida.

Aunque suene extraño, el exceso de vocalización suele ser uno de los conflictos de tutoría más comunes. Por ello, existen diferentes estrategias y trucos que pueden ayudarte a solucionar este tipo de problemas. Sigue leyendo este espacio y descubre qué hacer cuando tu perro ladra mucho.

Contents

¿Por qué ladran los perros?

Como se mencionó, los perros utilizan sus ladridos como medio de comunicación y expresión, por lo que su significado varía según el contexto y el evento que lo desencadena. Entre las principales razones por las que un perro ladra se encuentran las siguientes.

1. Defensa del territorio

Cuando un extraño entra en tu casa, los perros lo detectan como una amenaza potencial y tratan de asustarlo ladrando.. Estos casos pueden llegar a ser peligrosos ya que fomentan comportamientos agresivos en el animal, por lo que es fundamental corregirlos lo antes posible.

2. Solicitud de Atención

Los perros tienen cierta dependencia emocional con sus tutores, por lo que es normal que intenten llamar su atención con sus vocalizaciones. Si a pesar de ello no consigue su objetivo (llamar la atención), es probable que su conducta degenere en una conducta destructiva.

3. Detección de peligros

Los caninos son animales bastante receptivos, por lo que pueden detectar cualquier situación de peligro para él o su familia. Tan pronto como te sientas amenazado, ladrar hasta que el peligro cesa o desaparece. En algunos casos, el perro puede percibir una situación inofensiva como amenazante, lo que significa que tiene un problema de conducta grave que debe abordarse.

4. Aburrimiento

Aunque suene duro, los perros también pueden aburrirse, por lo que pueden comenzar a ladrar solo para entretenerse o pasar el tiempo. Esto suele ocurrir cuando la mente del animal no está estimulada, lo que hace que experimente con sus vocalizaciones.

5. Ansiedad o estrés

El estrés es una condición que provoca un estado de alerta constante que agota el cuerpo y provoca ansiedad. Esta situación genera inestabilidad emocional y hace que el animal sea incapaz de regular su comportamiento, por lo que comienza a ladrar en situaciones inofensivas.

6. Lleno de alegría

Los perros sienten las emociones de la misma manera que un niño. Por esta razón, si se sienten felices, pueden ladrar para expresar sus sentimientos y gran entusiasmo. Por supuesto, hay que tener cuidado de no confundir la alegría con la ansiedad. Mientras que la alegría es ocasional, la ansiedad siempre aparece con las mismas situaciones y de forma crónica.

7. Frustración

La inteligencia emocional de los perros es tan compleja que puede mostrar signos de frustración ante ciertos acontecimientos. Al igual que con los humanos, si no pueden realizar o completar ciertas actividades, sus emociones se descontrolan y pueden comenzar a ladrar para liberar su frustración.

¿Qué puedo hacer si mi perro ladra en exceso?

Es importante enfatizar que Nunca se debe impedir que el perro ladre, ya que esto podría causarle estrés y acarrear problemas de salud.. Sin embargo, si el ladrido es excesivo o se produce en momentos inadecuados, se pueden utilizar diferentes estrategias para controlarlo. Algunos de los mejores consejos que existen para evitar estos escenarios son los siguientes.

1. No castigues ni regañes a tu perro

Aunque el enfado es una de las primeras emociones que sienten los tutores cuando no pueden controlar a su mascota, se debe evitar a toda costa castigar o regañar al perro. Este tipo de acciones provocan estrés.que en el futuro producirá más problemas de conducta.

2. Usa comandos simples para distraerlo

Intenta dar una orden simple como siéntate o acuéstate para que el perro pierda la concentración y se calme un poco. No olvides darle una golosina cuando se calmeporque así reforzarás esta conducta y te costará menos controlarla en posteriores ocasiones.

3. No fuerces situaciones que no te gustan

Cada perro tiene su propia personalidad y no siempre es receptivo a determinadas situaciones. Así que no lo obligues a interactuar o estar en áreas que no le gustan, ya que esto lo estresará y será más probable que ladre en exceso..

4. No lo acaricies mientras ladra

Si acaricias a tu perro mientras ladra, es probable que lo interprete como una señal de que su comportamiento está bien.. Por ello, la mejor recomendación en estos casos es dar órdenes directas sin ningún tipo de recompensa hasta que controle sus ladridos.

5. Transmitir seguridad

Cabe recordar que los perros son capaces de interpretar el lenguaje corporal y detectar cualquier nerviosismo en sus tutores. Si percibe que tienes miedo o estás inseguro, el perro intentará defenderte a toda costa y tenderá a ladrar sin control. Por eso, antes de intentar corregirlo o darle una orden, cálmate y trata de transmitir seguridad.

6. Haz ejercicio y juega con tu perro todos los días

Como se mencionó anteriormente, algunos perros tienen la mala costumbre de ladrar para llamar la atención o por aburrimiento. Así que si quieres evitar que esto suceda, debe proporcionarle un buen régimen de ejercicio y juego agota tu energía y satisface tu curiosidad. Esto reducirá el número de ladridos.

7. Desensibilizarlo

Algunos perros reaccionan de forma exagerada a situaciones que los vuelven temerosos o aterradores, como el sonido de los fuegos artificiales o la ansiedad por separación. Para eliminar este tipo de problemas, puede intentar un proceso de desensibilización sistemática. Consiste en exponer gradualmente al perro a condiciones que no puede manejar para acostumbrarse a ellas.

Por supuesto, hay que ser cuidadoso y constante con este proceso para lograr la desensibilización. Si no crees que vas a poder lograrlo, acude a un especialista para que te oriente adecuadamente.. Ten en cuenta que cualquier error podría generar más complicaciones en el comportamiento del animal, así que no lo tomes a la ligera.

8. Contrata a un profesional calificado

Por si los consejos anteriores no te sirven para que tu perro deje de ladrar mucho, se recomienda ir acompañado de un etólogo para que le ayude a solucionar el problema. Estos especialistas se enfocan en identificar y tratar los posibles problemas de comportamiento en los perros, además de guiarte para entender mejor a tu mascota.

Recuerda también ser asistido por un veterinario para supervisar el trabajo y progreso del perro. Así, en caso de ser necesario, tu perro contará con el tratamiento farmacológico adecuado para ayudarle a gestionar mejor sus emociones.

Recuerda que cualquier conflicto con el comportamiento de tu perro debe resolverse lo antes posible, porque la calidad de vida del guardián y del animal está en peligro. Además, no dude en pedir ayuda lo antes posible, porque si el conflicto se intensifica, corre el riesgo de volverse agresivo y poner en peligro la integridad de la familia. Así que no descuides a tu perro y bríndale la atención que se merece.

Tú podrías estar interesado…

Deja un comentario