¿Qué es la etología clínica equina?

hecho verificadoSe ha verificado la precisión del artículo (el contenido incluye enlaces a sitios de medios acreditados, institutos de investigación académica y, a veces, estudios médicos). Todo el contenido de nuestro sitio web ha sido revisado, sin embargo, si cree que nuestro contenido es inexacto, desactualizado o cuestionable, puede Contáctenos para hacer las correcciones necesarias. 4 minutos

La etología clínica equina se encarga del diagnóstico y tratamiento de los problemas psicológicos en los caballos. ¿Quieres saber cómo lo hace?

¿Qué es la etología clínica equina?

Última actualización: 13 de agosto de 2022

El estudio del comportamiento animal no se limita solo a perros y gatos. De hecho, es probable que cualquier no humano que viva en un entorno confinado desarrolle trastornos mentales o trastornos del comportamiento.

La etología clínica equina trata precisamente de este tema: los trastornos del comportamiento que pueden sufrir los caballos. Fruto de la unión entre la etología y la ciencia veterinaria, es la mejor forma de cuidar la salud mental de los equinos. Veamos esto en detalle.

Contents

Fundamentos de etología clínica equina

Si la etología es la ciencia que estudia los diferentes aspectos del comportamiento animal, la incorporación de la rama veterinaria permite diagnosticar y tratar los trastornos del comportamiento y del estado de ánimo en los caballos (en este caso). Para ello también se estudia el comportamiento normal y saludable del animal.

Así, ante la presencia de trastornos mentales en un caballo, acudir solo al veterinario o a un entrenador equino no es del todo efectivo.. Para solucionar el problema es necesaria una visión completa y global de las necesidades psicológicas del caballo.

¿Cómo se diagnostica un problema de conducta en un caballo?

Con base en el conocimiento del comportamiento normal y saludable del caballo, se pueden detectar diversas desviaciones por observación directa. Esto, normalmente detectado por el tutor, es confirmado por el examen del etólogo equino.

Por otro lado, se realiza una entrevista al responsable humano del equino. Es importante realizar una buena anamnesis, pues es necesario conocer la frecuencia e intensidad de este comportamiento, así como cuándo se observó en el animal.

Finalmente, un examen de salud física también es crucial. Esto asegura que los problemas que ve no sean un síntoma de enfermedad física. Si es así, el tratamiento debe dirigirse a esa condición y no al comportamiento del caballo.

Problemas Comunes de Comportamiento en los Caballos

Como cualquier otro animal, los caballos pueden desarrollar problemas de conducta. Con este último término no se pretende nombrar aquellas costumbres de los equinos que molestan al hombre o que dificultan cierto adiestramiento, sino las que derivan de un estado de sufrimiento psíquico como el miedo o el aburrimiento.

Por lo tanto, no se puede decir que un caballo desobediente tenga problemas de comportamiento. Si muerde cuando alguien está a punto de montarlo, responde al deseo del animal de no llevar humanos encima; sin embargo, si muerde cuando no hay nada amenazante alrededor, es un problema de comportamiento. Dicho esto, veamos los más comunes:

  • Agresividad: Este comportamiento generalmente proviene del miedo. Si se ven sometidos a situaciones en las que se ven acorralados a diario, establecerán la agresión como patrón defensivo habitual.
  • Trastornos de la alimentación: estos problemas generalmente se derivan de una mala nutrición por parte del cuidador. Por ejemplo, un caballo que solo tiene acceso a la comida por períodos muy limitados de tiempo tendrá más antojos.
  • Estereotipos: Comportamientos repetitivos sin propósito relacionado con la supervivencia, como mecerse continuamente, morder la madera del bloque o tragar aire.
  • Miedos patológicos: generalmente provienen de una mala educación o una mala socialización. Así, el caballo adquiere miedos ante situaciones, objetos o personas inofensivas, a lo que responde con conductas de huida y/o agresividad.

Terapias utilizadas en etología clínica equina

Cuando se trata de un potro, la detección temprana de estos problemas de conducta facilita enormemente la terapia.. En esos momentos, se suele recurrir a la reorientación del comportamiento a través de la familiarización con el entorno y la socialización. Trámites como recepción de medicamentos, subir y bajar de remolques, vendajes, etc. se practicará.

Los potros, a medida que se desarrollan, encuentran más fácil corregir su comportamiento y reacondicionarse al medio ambiente.

Por otro lado, La terapia en etología clínica equina se basa en 4 pilares fundamentales. Veámoslos a continuación:

  • Enriquecimiento ambiental: imprescindible para evitar el aburrimiento y los problemas que de ello se derivan. Consiste en modificar o añadir elementos al entorno.
  • Psicoterapia: técnicas reales de modificación de la conducta, como la habituación o el contracondicionamiento.
  • Psicofármacos: A veces se utiliza como terapia de apoyo en casos muy graves. Algunos ejemplos son los antidepresivos, los tratamientos hormonales o los ansiolíticos.
  • Cirugías: la castración es la más común. Algunos caballos moderan su comportamiento de esta manera, permitiendo que su humano y su terapeuta lo manejen de manera segura.

Un caballo que vive en libertad o en condiciones dignas generalmente no desarrolla problemas de conducta. Por ello, parte de la terapia del animal será mejorar los aspectos de su cuidado que le están causando dolor. De nada sirve hacerles terapia si luego vuelven a vivir en bloque, nunca se debe olvidar su bienestar.

Tú podrías estar interesado…

Deja un comentario