Separarte de tu perro: motivos y soluciones

La separación de un perro y su dueño puede ser una situación traumática para ambos. Descubra las razones y soluciones para estos casos.

Separarte de tu perro: motivos y soluciones

Última actualización: 05 de marzo de 2023

Ya sea por enfermedad, muerte o divorcio, hay situaciones en las que lamentablemente un perro debe ser separado de su familia o dueño. Como consecuencia de la profunda domesticación de los perros, este tipo de eventos generan traumas tanto para el animal como para la persona a cargo del mismo. Por ello, es necesario buscar alternativas o soluciones para hacer más llevadera la separación para ambas partes.

Como sabemos el amor que le tienes a los animales, te traemos información valiosa para que conozcas los posibles casos en los que puede darse una separación. Asimismo, las mejores medidas que se pueden tomar en este tipo de circunstancias.

Contents

Motivos de separación de tu perro

A pesar del fuerte vínculo que puede existir entre una mascota y su tutor, existen situaciones de fuerza mayor que llevan a una inevitable separación. Aunque se pueden evitar en muchas ocasiones, los principales motivos por los que un perro se separa de su dueño son:

  • Problemas de salud: En la actualidad, muchas personas sufren de hipersensibilidad o alergia al pelaje de los perros. De hecho, se estima que el 10% de la población general es sensible a este tipo de alérgeno. Dado que no existe cura para estas afecciones, muchos profesionales de la salud recomiendan no vivir bajo el mismo techo que un animal peludo. En estos casos, para evitar futuras complicaciones, lo mejor es asegurarnos de que nadie en nuestra familia sufra ningún tipo de patología respiratoria.
  • Mudanzas: Aunque los tiempos han cambiado y la mayoría de los inquilinos sabemos la importancia del perro en una familia, hay casos en los que, si no somos los dueños de esta nueva casa, no se nos permite vivir con nuestro compañero de 4 patas.
  • Edad avanzada del tutor: Para estos adultos geriátricos, el cuidado de una mascota puede ser una tarea bastante difícil. Dado que los perros, además de amor y cariño, necesitan cubrir otro tipo de necesidades, ciertas incapacidades del tutor pueden complicar el correcto desarrollo y bienestar de una mascota. .
  • Divorcios o problemas personales: En muchas ocasiones, la separación de una pareja obliga a un perro a separarse de uno de sus dueños. Desafortunadamente, en este caso, como ocurre con los niños, uno de los tutores debe ceder ante el cuidado diario de su animal.
  • Los accidentes: Nadie es inmune a un accidente imprevisto que requiera atención médica prolongada en un hospital. En estas circunstancias, es imposible que nuestro perro nos acompañe, por lo que es necesario separarlo temporalmente o durante mucho tiempo de él.

La ansiedad por separación, una grave consecuencia

De todos los inconvenientes que pueden surgir por estar lejos de tu perro, la ansiedad por separación es quizás uno de los más serios y problemáticos. Este trastorno del comportamiento, que se define como un estado de hiperexcitabilidad, tensión y estrés de nuestro animal cuando se separa de nosotros, puede afectar hasta al 20% de la población canina.

Según expertos en etología canina, los principales síntomas que pueden presentarse son:

  • Destrucción de objetos materiales.
  • Ladridos fuertes y constantes.
  • Defecación y micción fuera de los lugares habituales.
  • Depresión.
  • Anorexia.
  • lamidas excesivas
  • Diarrea y vómitos.

Aunque el vínculo afectivo entre un perro y su dueño puede traer síntomas ansiosos, esto no significa que no se le deba brindar el cariño que nuestra mascota necesita. En su lugar, debemos implementar ciertas estrategias como familiarizar al perro con los momentos en los que nos separamos. Además de modificar el entorno para reducir la ansiedad y el estrés o consultar a un experto para que nos ayude a solucionar el problema.

Soluciones para separar a tu perro

Aunque actualmente existe una mayor concienciación sobre el abandono de animales y aunque esta acción está sancionada en muchos países, se siguen dando casos de perros huérfanos. Para evitarlo, podemos implementar alguna de las siguientes acciones o estrategias:

  • Llévaselo a un ser querido: Si la separación es temporal, Una de las mejores opciones es tener al perro bajo la custodia de un miembro de la familia. Gracias a ello, podremos dar las indicaciones necesarias para preservar el bienestar de nuestro animal. Así mismo estaremos más tranquilos, porque es una persona de confianza.
  • Hoteles para perros: durante los últimos años, Las residencias u hoteles especializados en cuidado de perros se han vuelto muy populares. La gran mayoría cuentan con unas instalaciones adecuadas que permiten un tiempo de juego normal para tu mascota. Asimismo, la compañía no faltará en estos lugares, ya que suelen ser el hogar de un número considerable de perros.
  • Darlo en adopción: en situaciones extremas, dar en adopción a tu perro puede ser una posible solución. Lo importante es asegurarse de que está en buenas manos y estudiar a la familia a la que se lo vamos a entregar. Sin embargo, el daño psicológico en el perro será inevitable, ya que si era un pariente cercano, tendrá ansiedad por separación durante algún tiempo.

En pleno siglo XXI, las personas tienen muchas opciones para resolver la separación de su perro. Bajo ninguna circunstancia, y por ningún motivo, debemos abandonarlo a su suerte. Recordemos que son seres sensibles y pensantes, que al igual que un ser humano, sufrirán el abandono físico y psíquico.

Tú podrías estar interesado…

Deja un comentario