Si tu perro pesa menos de 10 kilos, aquí tienes los cuidados y atenciones especiales que necesita

hecho verificadoSe ha verificado la precisión del artículo (el contenido incluye enlaces a sitios de medios acreditados, institutos de investigación académica y, a veces, estudios médicos). Todo el contenido de nuestro sitio web ha sido revisado, sin embargo, si cree que nuestro contenido es inexacto, desactualizado o cuestionable, puede Contáctenos para hacer las correcciones necesarias. 4 minutos

Los perros pequeños también necesitan cuidados especiales, pero suelen ser descuidados precisamente por su tamaño. Veamos cuáles son.

Si tu perro pesa menos de 10 kilos, aquí tienes los cuidados y atenciones especiales que necesita

Última actualización: 30 de agosto de 2022

Los perros de menos de 10 kilos, por su pequeño tamaño, son la primera opción para muchas personas, ya que sus propios hogares no son demasiado grandes y su cuidado parece más sencillo. Sin embargo, algunos de ellos tienden a pasarse por alto sin querer, como el nivel de actividad o la calidad de los alimentos.

Por eso, si estás pensando en adoptar a uno de estos pequeños, nunca está de más documentar las necesidades especiales que requieren debido a su tamaño. Eso es precisamente lo que encontrarás aquí, así que no te pierdas nada.

Contents

¿Qué cuidados necesita un perro de menos de 10 kg?

Con los perros pequeños, tienden a cometer ciertos errores inconscientes causados ​​por su tamaño, como levantarlos con frecuencia o no adaptarse a su espacio correctamente. Aquí tienes algunas pautas básicas para asegurar el bienestar y la felicidad de tu novio.

1. Adapta tu espacio a tu medida

Como puedes imaginar, la perspectiva de una casa llena de muebles y gente y una calle con multitud de otros estímulos no es percibida de la misma manera por un Mastín y un Chihuahua. Los perros pequeños se sienten mucho más intimidados por su entorno por el simple hecho de que todo es mucho más grande que ellos.

Por lo tanto, debe encontrar una ruta segura para ellos e introducir cambios en su hogar. Algunas medidas incluyen reservar un espacio seguro donde puedan esconderse, evitar que suban y bajen escaleras y adaptar la cama, los juguetes y el comedero a su tamaño.

2. No descuides tu alimentación

Los perros pequeños de menos de 10 kilos tienen un metabolismo más rápido que las razas grandes, por lo que su alimentación debe ser uno de los cuidados más medidos de todos. No se trata solo de elegir un alimento que proporcione toda la energía que necesita, sino de dividirlo en 3 o más comidas a lo largo del día para garantizar una ingesta calórica continua.

Ojo, esto no consiste en darle más comida de la que necesita, sino en seleccionar un aporte calórico adecuado y medirlo.

3. Ellos también necesitan hacer ejercicio

Otra de las ideas inconscientes asociadas al tamaño de estos perros es que no necesitan paseos tan largos como los perros más grandes. Eso está mal: puedes ir más lejos con un perro grande, pero eso es solo porque su paso es más largo.

Las razas pequeñas tienden a tener altos niveles de actividad, por lo que también necesitan sus caminatas diarias, tiempo de juego y estimulación.. Se recomienda un mínimo de una hora de caminata al día repartida en 2 o 3 salidas.

4. Revisa tus dientes

Los perros de menos de 10 libras tienden a tener problemas dentales, como acumulación de sarro, gingivitis y periodontitis. Además, al tener los dientes más pequeños, es más probable que se los rompan si se les deja masticar objetos como piedras o juguetes que no son adecuados para ellos.

Factores como el tamaño de las croquetas en la dieta, el cepillado diario y los controles veterinarios regulares son importantes cuando se trata de mantener sanos los dientes de su perro pequeño. Recuerda que dar mala comida también es peligroso: la comida de humanos es para humanos.

5. Edad y problemas cardíacos

Los perros pequeños viven más que los grandes. Alcanzan antes la madurez sexual (8-10 meses) y envejecen más lentamente que los grandes. Esto, sumado a su rápido metabolismo, los hace más propensos a problemas cardíacos, especialmente a partir de los 10 años.

Por eso, además de prestar atención a los síntomas de problemas cardíacos, como la intolerancia al ejercicio o las dificultades para respirar, es fundamental no pasar por alto las revisiones periódicas en el veterinario. A menudo, la detección temprana es lo que garantiza una calidad de vida óptima para el animal.

6. Educación y socialización de perros pequeños

Es muy fácil sacar a un perro pequeño de una situación difícil. Simplemente levántelo y ya no podrá ladrar ni morder a nadie, comer cosas del suelo o huir. Sin embargo, estos problemas se solucionarían con una crianza positiva en otras razas menos «portátiles».

Esto da lugar a un problema conocido como «síndrome del perro pequeño», donde el animal desarrolla problemas de comportamiento debido a que carece de la educación adecuada para hacer frente a los problemas de su entorno. La relación entre guardián y perro también se vuelve conflictiva, dando lugar a situaciones como la sobreprotección y la dependencia emocional.

7. Contar con un veterinario de confianza

Por último, nunca está de más recordar que el cuidado de un perro de menos de 10 kilos debe contar con el apoyo profesional de un veterinario. Como hay que respetar los calendarios de vacunación y desparasitación, es fácil aprovechar las visitas para hacer una valoración general.

Y, por supuesto, si tienes dudas, no dudes antes de descolgar el teléfono y llamar a tu hospital de confianza. Nadie es responsable de la salud de tu mascota más que tú, pero eso no significa que tengas que recorrer el camino solo.

Tú podrías estar interesado…

Deja un comentario