Una perra sin hogar y sus extremidades rotas se salvan, nunca más vivirá debajo de esta zanja

hecho verificadoSe ha verificado la precisión del artículo (el contenido incluye enlaces a sitios de medios acreditados, institutos de investigación académica y, a veces, estudios médicos). Todo el contenido de nuestro sitio web ha sido revisado, sin embargo, si cree que nuestro contenido es inexacto, desactualizado o cuestionable, puede Contáctenos para hacer las correcciones necesarias. 2 minutos

Pasó de vivir bajo tierra, aterrorizada, a una casa llena de cuidados. El amor puede transformarnos.

Una perra sin hogar y sus extremidades rotas se salvan, nunca más vivirá debajo de esta zanja

Última actualización: 24 de agosto de 2022

Un perro vivía resignado debajo de una zanja al lado del camino. Aparentemente lo habían abandonado y dejado que se las arreglara solo. Nunca imaginó que una pareja de paso la encontraría y le daría una segunda oportunidad.

Todo comenzó cuando Lukasz Muniowski y su esposa Natalia dieron un paseo en bicicleta por la Polonia rural. Durante su caminata, Natalia notó que cerca de la carretera un perro se había asomado por una de las aberturas. La situación les llamó la atención porque estaba un poco aislado y podría ser un animal perdido.

Al acercarse, pudieron confirmar que se trataba de un lindo perrito que parecía estar muy asustado. Tratando de alcanzarla a través de la zanja, la perrita se escapó y los dejó muy preocupados.

Contents

un pasado triste

La pareja pudo ver al perro corriendo de una forma muy extraña. Parecía que estaba tratando de huir usando solo sus patas delanteras. El resto de su cuerpo se inclinó ligeramente en el aire.

Fue entonces cuando Lukasz y su esposa se dieron cuenta de que la pequeña tenía un problema en las patas traseras. Apenas pudo alejarse de ellos antes de quedar exhausto. Logró llegar a una alcantarilla y se escondió nuevamente bajo tierra.

Cuando se acercaron de nuevo, la perrita gruñó, pero ella parecía aterrorizada. Lukazs la dejó olfatear su mano y ella puso su patita en ella, como si entendiera que querían ayudarla.

Cuando la pareja se ganó la confianza de la pequeña, inmediatamente la llevaron a un veterinario y confirmaron que tenía las piernas rotas. Todo parecía indicar que había sido atropellada o que se había encontrado atrapada en una trampa de caza. y estuvo varios días con la herida sin cicatrizar.

El especialista recomendó que la pusieran a dormir, porque al ser una callejera probablemente nadie querría cuidarla y mucho menos en su condición actual. Sin embargo, la pareja se miró e instantáneamente supo que la querían en sus vidas.

Un nuevo comienzo

La llevaron a un segundo veterinario y pagaron todos sus cuidados. Tuvieron que amputarle las patas traseras pero el médico les prometió que con una prótesis podría volver a caminar sola.

Cuando finalmente lograron obtener sus prótesis, Bobby, el miembro más nuevo de la familia, estaba listo para dar sus primeros pasos. Inmediatamente recogió y reunió toda esa energía característica de un cachorro sano y feliz.

Ahora le gusta pasear con su nueva familia y dormir largas siestas acurrucado en el sofá. Su vida es bastante normal y, aunque a veces se cansa un poco para subir las escaleras, Nada le impide correr a los brazos de Natalia para pedirle un poco de ayuda extra.

Nadie creería el hermoso cambio por el que pasó esta pequeña con tanto amor y dedicación. Esperamos que sigas disfrutando de nuevas aventuras, ¡felicidades Bobby!

Deja un comentario